34 muertos dejaron dos tormentas meteorológicas en México

 

La tormenta tropical Ingrid en el Golfo de México y los remanentes de la tormenta Manuel en el Pacífico causaron inundaciones, deslizamientos de tierra y bloqueos de carreteras en una emergencia nacional que según autoridades federales dejó 34 muertos.

 

México no había tenido una crisis meteorológica similar desde 1958, cuando dos tormentas tropicales lo azotaron simultáneamente en ambos litorales, dijo el gobierno mexicano.

 

El gobernador del estado de Veracruz, con costas en el Golfo de México, anunció  por la tarde que 12 personas murieron debido a un deslizamiento de tierra que atrapó a un autobús que se dirigía a Altotonga, unos 60 kilómetros  al norte de la capital estatal. El gobernador  informó que la cifra de víctimas puede aumentar a medida que se recuperen más cadáveres.

 

Más de 23.000 habitantes del estado dejaron sus casas debido a las fuertes lluvias generadas por lo que fue el huracán Ingrid, y 9.000 acudieron a albergues. Al menos 20 carreteras y 12 puentes resultaron dañados, dijeron las autoridades de Protección Civil del estado.

 

Parte de los peores daños ocurrieron en la costa sur del estado de Guerrero, donde el gobierno de México confirmó 15 muertes a causa de Manuel. Las autoridades estatales dijeron que las víctimas fatales se debieron a derrumbes, ahogamientos en un río crecido y un choque de un camión de carga en una carretera resbalosa por la lluvia en la montaña.

 

Las inundaciones obligaron a cerrar la carretera principal que va de la Ciudad de México a Acapulco, y las interrupciones en el servicio eléctrico provocaron la suspensión de actividades en el principal aeropuerto de esta localidad turística, por lo que numerosos visitantes quedaron aislados.

 

El coordinador nacional de Protección Civil,  dijo  que las tormentas habían provocado la muerte de tres personas en el estado de Hidalgo, tres en el de Puebla y una en el de Oaxaca.

 

Manuel tocó tierra  como tormenta tropical cerca del puerto de Manzanillo, en el Pacífico, pero perdió fuerza rápidamente y se degradó a depresión tropical para el lunes en la noche. Se disipó este lunes, convirtiéndose en un sistema informal de lluvia.

 

Manuel causó aguaceros en partes de los estados de Guerrero, Michoacán, Colima, Jalisco y Nayarit, y representó una amenaza peligrosa en las montañas, donde es posible que ocurran inundaciones súbitas y derrumbes.

 

<<< Volver Atrás